Presentación

LJ GuerreroHola a todos. Me llamo Luis Javier Guerrero Misa. Soy Arqueólogo e investigo en la Sierra de Cádiz.

Me he animado a escribir en un Blog para dar a conocer mis trabajos en el mundo de la Arqueología, en el que llevo desde los 18 años (aunque con algún que otro paréntesis profesional). Espero poder compartir con todas aquellas personas interesadas en la Historia en general y en la Arqueología en particular, mi pasión por esta ciencia, sean o no profesionales de ella. Me gustaría que mis investigaciones, pero también mis dudas y mis problemas sobre la arqueología, lleguen al mayor número de personas. La Arqueología no tiene sentido si no se divulgan sus descubrimientos y no avanza si no existe publicación y discusión de las investigaciones de cada arqueólogo, de cada equipo de investigación. Creo firmemente en la difusión de nuestro trabajo, demasiado hermético, a veces, para la sociedad a la que estamos obligados a informar.

Por último, espero y confío que estas páginas sirvan para difundir el rico legado histórico y cultural de la comarca en la que vivo, la Sierra de Cádiz.

Treinta años de la “Carta Arqueológica” de Benaocaz (Cádiz)

Retomo, tras unos meses de ausencia por una grave enfermedad de la que intento recuperarme,  las publicaciones en mi blog y lo hago para conmemorar un hecho que ha marcado profundamente mi vida profesional y particular y del que hoy (28 de abril) se cumplen nada menos que 30 años.

En esta fecha, en 1986, presentaba en la Universidad de Sevilla mi Memoria de Licenciatura denominada “Carta Arqueológica del término municipal de Benaocaz (Cádiz)”, bajo la dirección del catedrático de arqueología de dicha universidad Dr. D. Manuel Pellicer Catalán.

A principios de los años ochenta, aún antes de que existiera la Junta de Andalucía, el Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Sevilla, con D. Manuel Pellicer y  Dª Pilar Acosta a la cabeza, inició una ambicioso plan de sistematización para el conocimiento arqueológico de las provincias de Huelva, Cádiz y Sevilla (en las dos primeras aún no había facultades de Historia). Para ello, los recién licenciados que teníamos claro que nuestra carrera profesional debía ser la arqueología, fuimos coordinados y dirigidos para realizar las primeras investigaciones y prospecciones sistemáticas en base a unidades geográficas, fueran comarcas naturales como los Alcores o el Aljarafe sevillano, o bien en base a términos municipales. El objetivo común era no solo recopilar, inventariar, investigar y dar a conocer los centenares de yacimientos arqueológicos de nuestros respectivos ámbitos de trabajo, sino que estos documentos fueran la base de un posterior planteamiento de protección ante el progresivo desarrollo constructivo que se estaba produciendo en aquellos momentos y que desde Madrid era ya muy difícil de controlar. Recuerdo la anécdota de cómo se dolía D. Manuel  Pellicer de no haber podido impedir la destrucción, por la acción de una cantera para materiales de construcción, de buena parte de un yacimiento que hubiera sido un pilar importante en el conocimiento de la protohistoria del Bajo Guadalquivir, Torres Alocaz (Utrera, Sevilla).

En este sentido, desde 1976, al poco de iniciar la carrera, me puse a colaborar en los equipos de urgencia con los que el por entonces conservador del Museo Arqueológico de Sevilla, D. Fernando Fernández intentaba controlar, sin medios ni personales ni materiales, aquella época de desarrollismo. Mis compañeros colaboradores del arqueológico de aquellos tiempos, echamos literalmente “los dientes” en arqueología bajo su coordinación. Fueron años de trabajo duro, sin remunerar, pero donde aprendimos lo que era esta profesión en su vertiente más cruda.

Entre estos trabajos de urgencia,  junto con mi buen amigo y compañero Juan Jesús Ventura, desarrollé una actividad de seguimiento y control arqueológico de varios equipos de espeleólogos sevillanos que habían localizado una amplia zona repleta de cavidades tectónicas en las inmediaciones de Benaocaz (Cádiz) y que, al encontrar restos, los habían depositado en el museo sevillano. No solo aprendí arqueología, sino que tuve que federarme en esta especialidad deportiva que practiqué durante estos años (1979-1983), antes de que la enfermedad me lo hiciera casi imposible. Acompañé a “aquellos locos maravillosos” en más de 40 cavidades y en una quincena de ellas recuperamos restos arqueológicos que demostraban la existencia de una extensa comunidad del Neolítico Andaluz en aquel singular paraje.

100_1716

Fotografía del invierno de 1985 durante las prospecciones del término municipal de Benaocaz (Foto: Luis Javier Guerrero Misa)

Cuando D. Manuel y Dª Pilar conocieron mis trabajos y yo les pedí hacer el grado de la carrera me insinuaron que debería incorporarme al grupo de “cartas arqueológicas”, algo que acepté de inmediato, como no podía ser de otra forma.

Entre 1984 y 1986 realicé no solo las primeras prospecciones autorizadas por la recién creada Consejería de Cultura, sino que practiqué las primeras excavaciones de urgencia de esta nueva etapa de la arqueología andaluza en los yacimientos de Archite (tardomedieval) y Peñón Gordo (prehistórico, ibérico y romano), ambos en el término de Benaocaz.

La excavación del despoblado medieval de Archite, una de las famosas 7 villas dadas al Marqués de Cádiz por los Reyes Católicos tras conquistar la sierra, fue el primer resultado directo tanto de la elaboración de la carta arqueológica (por entonces aún en curso) como de mi primera denuncia de peligro de destrucción del yacimiento por obras constructivas.

El segundo resultado de la carta arqueológica, aún más importante, se produjo al año siguiente, en 1987, ya que lo descubierto por mí en el Barrio Alto de Benaocaz durante la ejecución de la carta, me dió argumentos para paralizar la faraónica obra de construcción de una rotonda de circunvalación de Benaocaz que iba a arrasarlo por completo. No obstante, a pesar de mis informes, tuve que plantarme literalmente delante de las excavadoras para que no siguieran destruyendo el barrio de origen medieval.

La carta arqueológica de Benaocaz fue la pionera no solo en la Sierra de Cádiz, sino también en la provincia y abrió camino a una sistematización de los datos arqueológicos que hoy día consideramos como la piedra angular de los planeamientos urbanísticos de nuestros municipios.

Luego prospecté el término de Villaluenga, de Grazalema, de Prado del Rey, de Ubrique y de El Bosque, aunque no con la misma intensidad que el de Benaocaz, pero mis datos pasaron al catálogo de yacimientos de la Consejería de Cultura.

Treinta años después la mayoría de mis estudios siguen vigentes, aunque, lógicamente, hay cosas que hoy no firmaría; todos evolucionamos y la arqueología es de las ciencias que más progresan y sobre todo en la actualidad con equipos multidisciplanares que han dado una perspectiva, mucho más técnica incluso, a nuestras investigaciones. Por eso, no entiendo que algunos colegas (algunos incluso fueron amigos…) estén obsesionados por intentar demostrar que me equivoqué en escritos de hace veinticinco o treinta años (¡ya han tardado!), cuando lo que deberían hacer, en mi opinión, es desarrollar sus investigaciones de “motu proprio”, con sus aportaciones actuales, con medios que yo hace treinta años no podía ni imaginar y con un conocimiento previo que yo no tuve porque no existía.

Como muestra un botón, hace muy pocos días un colega ha presentado la pieza del mes de abril en el Museo de Jerez, precisamente un vaso neolítico de las Simas de la Veredilla de Benaocaz, que fue donado al museo por el grupo espeleológico GIEX y que yo pude estudiar, dibujar y publicar en 1987 gracias al mismo donante. En la charla no solo no me nombró como descubridor científico de Veredilla (y hasta ahora único estudioso de la misma), sino que obvió conscientemente la publicación del vaso objeto de la propia charla en el Anuario Arqueológico de Andalucía (publicación que conocía a la perfección pues alguien del público, en el ruego de preguntas, le inquirió el dato…por lo que no tuvo más remedio que dar el dato y mi nombre con evidente disgusto). Lo peor es que en la publicación de la charla en la web del museo se ve con claridad cómo no aparece esta publicación en la bibliografía, en un claro intento de silenciar mi trabajo… En fin, hay actos que por sí solos califican a quién los hace…

Vaso de Veredilla Sima Lentisco

Vaso neolítico de la Sima del Lentisco del complejo de las Simas de la Veredilla publicado por mi en el Anuario Arqueológico de Andalucía (diapositiva de Antonio Santiago Pérez).

 

Parece que algunos no me perdonan que haya llegado antes que ellos, que haya sido pionero en tantos aspectos en la sierra gaditana, un “pathfinder” que dicen los británicos, cuando, en el fondo,  gracias a mis trabajos ellos han tenido base para hacer los suyos.

Para los que estén interesados en tener la carta, a pesar de los errores que pueda tener, aquí les dejo el pdf.

carta arqueologica benaocaz AAA 1987

 

 

 

 

 

COMUNICADO DE LA ASOCIACIÓN “PAPELES DE HISTORIA” DE LA SIERRA DE CÁDIZ SOBRE LA RESTAURACIÓN DEL CASTILLO DE MATRERA

Publico en este mi blog el comunicado de la Asociación “Papeles de Historia” de la Sierra de Cádiz, de la que soy miembro, sobre el, a nuestro juicio, nefasto resultado de la reciente restauración de la Torre del Homenaje del Castillo de Matrera en Villamartín (Cádiz).

“La asociación “Papeles de Historia” de la Sierra de Cádiz, compuesta por historiadores, arqueólogos, historiadores del arte y antropólogos, lleva 30 años defendiendo el Patrimonio Histórico, Arqueológico y Etnográfico de la sierra gaditana.

Cuando hace unos pocos años, se anunció la restauración de la Torre del Homenaje del castillo de Matrera (Villamartín, Cádiz), nos congratulamos de la iniciativa, pues sin duda era una de las estructuras patrimoniales con mayor peligro de pérdida irreparable de toda la comarca. Uno de nuestros miembros ya denunció el deplorable y peligroso estado de la torre a principios del decenio pasado. El colapso y derrumbe de dos de sus bóvedas en 2013, mientras se aprobaba el segundo proyecto de restauración, ya que el primero había sido rechazado por la Comisión Provincial del Patrimonio Histórico de Cádiz (puede verse la correlación de hechos y fechas en el  BOPA 278 de 03/08/2013)), agravaron su ya precaria situación.

El hecho de que el propietario de la finca en la que se inscribe la fortificación afrontara en solitario, sin ayuda oficial, la restauración del monumento que es B.I.C., es digno de elogio en mitad de un panorama en el que la iniciativa privada en patrimonio brilla por su ausencia en nuestra comarca.

La terminación de las obras de restauración a principios de este año, ha generado una viva polémica que, convertida en viral por los medios y las redes sociales, ha traspasado el ámbito comarcal para convertirse en nacional e internacional.

A la vista por un lado, de los resultados de estas obras de restauración  y  por otro la amplitud de la controversia originada por las mismas, esta asociación quiere expresar su posicionamiento ante la lamentable situación creada por lo que realiza las siguientes puntualizaciones:

1.- El resultado final de las obras de restauración de la Torre del Homenaje del castillo de Matrera distorsiona gravemente la interpretación, lectura y visión de los restos que quedaban del edificio castral, pues la obra nueva prima de tal manera  sobre éstos, que se desvirtúa por completo el monumento al que se pretendía proteger. La obra nueva absorbe y en gran parte anula a la obra antigua, por lo que el bien de interés cultural restaurado ha quedado irreconocible. En este sentido no creemos que se cumpla estrictamente con lo estipulado en el artículo 20, punto 4, de la Ley 14/2007 de Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía, pues una cosa es “evitar las confusiones miméticas” de las partes nuevas añadidas y otra que sean de tal magnitud que abrumen y casi anulen al bien de interés cultural.

2.- Todo ello proviene de un proyecto de restauración que consideramos muy arriesgado, excesivamente intervencionista en el monumento y que apunta a un protagonismo de la arquitectura de vanguardia que debería haberse dejado para otro tipo de construcción y no para una restauración de emergencia como era este caso. Decía Cesare Brandi, uno de los mayores ideólogos de la teoría de la restauración moderna, que el restaurador no debe ser “artista” y aquí nos parece que en este proyecto la solución arquitectónica ha sido más importante que el objetivo primordial de conservar el monumento.

3.- Evidentemente, este proyecto fue aprobado por la Comisión Provincial del Patrimonio Histórico en su momento, por lo que creemos que no se evaluó correctamente el impacto que sobre el bien a proteger iba a tener, primando más a la obra arquitectónica nueva que a las ruinas de la torre. Tampoco parece que se haya tenido en cuenta su impacto visual sobre el paisaje en el que se sitúa la fortaleza, provocando una ruptura del mismo. No es este el sitio más adecuado para plantear el evidente divorcio que parece que existe entre las nuevas teorías de la restauración arquitectónica y muchos profesionales del patrimonio, pero en todo caso es palpable que no hay sintonía tampoco con la sociedad civil que se ha hecho rápidamente eco de la polémica. Ha faltado por tanto, a nuestro juicio, un debate mucho más multidisciplinar, en el que deberían haber tenido voz otros profesionales del patrimonio, no solo arquitectos y arqueólogos (que parece que si los hubo en las fases iniciales del proyecto y estudios paramentales previos), sino también de la restauración pétrea, de la interpretación histórica, del medio ambiente e incluso del paisajismo.

4.- Hubiera sido mucho más acertado, desde nuestro punto de vista como profesionales del patrimonio que somos, haber realizado una consolidación en profundidad de los restos que quedaban de la torre, dejándola tal y como ha llegado a nuestros días, en una acción de respeto hacia la propia evolución histórica del monumento, conservando la huella que el tiempo había dejado sobre la torre. Estabilizarla, consolidarla estructuralmente y protegerla con impermeabilizantes e hidrofugantes (sobre todo en llagueados, restos de las bóveda, restos de tapiales, etc…) no solo hubiera sido mucho más adecuado desde el punto de vista histórico, sino que hubiera sido incluso más económico que una restauración del calibre de la que se ha efectuado.

I

Panorámica de la fortaleza medieval de Matrera, su Torre del Homenaje y su entorno paisajístico antes de su restauración (Fotografía de Alejandro Pérez Ordóñez).

5.- Pensamos que era absolutamente innecesario recuperar la volumetría de la torre, pues tal recuperación ha terminado creando un efecto rayano en lo reconstructivo, aunque se empleen materiales nuevos y diferenciados,  lo que entraría en contradicción con el antes citado artículo 20, punto 4, de la Ley del Patrimonio Histórico de Andalucía. No se ha restaurado lo que había llegado hasta nuestros días, sino que se ha recreado la visión que, hipotéticamente, tuvo la torre en alguno de sus momentos constructivos, sin que sepamos cuál de ellos. Hoy día,  hay suficientes medios informáticos, incluso muy asequibles, que hubieran ofrecido al espectador la recreación virtual de cómo pudo haber sido la torre, sin tener que transformar los restos de la misma. Con un  simple ordenador, situado en el museo por ejemplo, el interesado hubiera podido ver las distintas fases constructivas, su evolución y su progresivo abandono, todo ello sin intervenir sobre los restos.

6.- Igualmente ocurre con la distorsionada visión que presenta actualmente la torre desde su parte trasera, ya que la construcción de dos grandes contrafuertes ofrecen un panorama confuso que impactan notablemente y contrastan con los restos que realmente quedaban de esta zona. Estos contrafuertes y el coronamiento superior de la obra nueva, que incluso deja un paño antiguo “flotante”, no parecen que terminen de cumplir, por la magnitud de los mismos, con los criterios de reversibilidad impuestos por el art. 20, punto 3 de la Ley 14/2007 de Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía.

7.- Existen elementos de la obra nueva que son interpretativamente confusos a simple vista, como la coronación del supuesto tercer cuerpo de la torre y el ya citado paño “flotante”, unos casetones que se aprecian en la parte baja interior de la torre o el por qué se ha extraído o diferenciado la merlatura que estaba amortizada en la última fase de construcción o reparación del edificio, falseando una de las etapas históricas que sí había llegado hasta nuestros días. Como se puede apreciar en las fotos anteriores a la restauración, se ha eliminado, bajo la nueva obra, parte de esa etapa constructiva posiblemente realizada por el concejo sevillano en la segunda mitad del siglo XIV. Uno de los preceptos esenciales de la teoría de la restauración es que “La Historia no debe eliminarse”. En consecuencia, creemos que este hecho claramente contraviene lo redactado en el artículo 20, punto 2, de la citada Ley del Patrimonio Histórico.

8.- Entendemos que la pretensión de dar el color supuestamente original de la torre (imaginamos que en su última reforma del siglo XV) a la obra nueva, no respeta la propia evolución histórica del edificio a la que antes hemos aludido y a la visión que en el último siglo hemos tenido del mismo, a nuestra memoria visual en suma. Uno de los principios básicos de la teoría de la restauración dice que  ésta debe ser fácilmente reconocible, aunque invisible desde la distancia a la cual la obra va a ser observada para no romper la unidad que se quiere recuperar. Éste no es nuestro caso, pues su visión, tanto de lejos como de cerca, es tan desconcertante que podríamos intuir que también podría incumplir el artículo 33 de la citada ley que dice que “se prohíbe toda construcción que altere el carácter de los BIC o perturbe su contemplación”.

9.- Por último, la defensa que se hace desde personas cercanas a la obra de restauración argumentando que esta problemática es una mera cuestión de “gustos”, es totalmente falaz puesto que hay, a nuestro juicio, suficientes elementos técnicos, metodológicos e incluso legislativos que son más que discutibles y que arrojan certeras sombras de duda sobre esta intervención en Matrera.

En definitiva, con este comunicado queremos dejar constancia de nuestra posición contraria a los resultados de la obra de restauración realizada sobre la Torre del Homenaje del castillo de Matrera y lamentamos que este tipo de intervenciones sobre el patrimonio, que no es la primera vez y seguramente no será la última que se produzca, terminen teniendo el efecto contrario al deseado, generando un daño no solo al propio patrimonio histórico que se pretendía proteger, sino dando una imagen de sociedad poco sensible con el respeto a nuestra legado histórico.”

IV

Torre del Homenaje del castillo de Matrera (Villamartín, Cádiz) antes de su restauración (Fotografía de Alejandro Pérez Ordóñez).

 

 

 

 

 

Confirmación de la ceca hispano-romana de Ocuri (Ubrique, Cádiz)

Lo prometido es deuda. Hace unos meses os informaba que en el transcurso de la revisión de un artículo que la revista numismática hispano-francesa OMNI me había solicitado sobre la nueva moneda de Ocuri aparecida hace un par de años, me indicaron la existencia de otra moneda (la tercera por tanto) que presentaba las mismas características de las dos conocidas hasta ahora y que, por error, se habían adscrito a la ciudad romana de Iptuci, sita en el Cabezo de Hortales, en el término municipal de Prado del Rey (Cádiz). De este hecho di cuenta en este mismo blog y prometí que publicaría aquí y en otros lugares públicos el artículo completo, que incluye ya a las tres monedas.

En julio pasado se publicó, finalmente, este artículo con el título “Confirmación de la ceca hispano-romana de OCVRI (Ubrique, Cádiz)” en el número 9 de esta revista, en las páginas 105 a 117.

En este artículo, destinado al mundo numismático que no conoce a priori nuestro yacimiento, hago una introducción sobre el yacimiento del Salto de la Mora explicando su descubrimiento a finales del siglo XVIII por Juan Vegazo, auténtico pionero de la arqueología de campo andaluza, así como un breve repaso a la historiografía de la ciudad hasta la reciente reapertura al público que, vivamente, aconsejo.

Lógicamente, el tema central es la descripción de las tres monedas que hemos adscrito a la ceca de Ocuri, detallándolas y analizando sus principales características. Además intento relacionar lo que sabemos de cada una de ellas y aprovecho para realizar un somero análisis de las emisiones de la ceca de Iptuci para despejar dudas. Incluyo no solo fotos de las tres, sino un trabajo de dibujo a partir de la vectorización de la segunda moneda que nos ha aportado nuestro compañero y amigo, el antropólogo Manuel J. Castro, de la Asociación “Papeles de Historia”.

Dibujo vectorizado del anverso de la segunda moneda de Ocuri realizado por Manuel J. Castro y recogido en el artículo de OMNI nº 9.

Dibujo vectorizado del anverso de la segunda moneda de Ocuri realizado por Manuel J. Castro y recogido en el artículo de OMNI nº 9.

Dibujo vectorizado del reverso de la segunda moneda de Ocuri realizado por Manuel J. Castro y recogido en el artículo de OMNI nº 9.

Dibujo vectorizado del reverso de la segunda moneda de Ocuri realizado por Manuel J. Castro y recogido en el artículo de OMNI nº 9.

Espero que estos hallazgos no sean los últimos, pues estoy convencido que, a pesar de que sospechamos que la emisión pudo ser muy corta en tiempo y cantidad, pueden aparecer nuevos ejemplares tanto en colecciones particulares como en museos que estén mal catalogadas. La difusión a través de un órgano de la comunidad numismática internacional como es la revista OMINI, ayudará notablemente a su conocimiento y podría contribuir a la “aparición” de nuevos ejemplares.

Como termino diciendo en este artículo, quedamos, por tanto, a la espera de la identificación de nuevas monedas de esta ceca por lo que se impone la revisión de muchas colecciones, tanto públicas como privadas y que podamos estudiarlas, analizarlas y catalogarlas adecuadamente. La aparición de estas monedas que fueron acuñadas en la ciudad romana de Ocuri, representan no solo la confirmación de la existencia de esta nueva ceca de la Hispania Ulterior, sino que, para los que estudiamos este impresionante yacimiento arqueológico, se convierten en un hito importante para el avance en la investigación de los orígenes, desarrollo económico-social y evolución histórica de esta ciudad romana de la sierra gaditana.

Os paso enlace al pdf del citado artículo: Ceca de Ocuri Luis Javier Guerrero Misa

PD: Por cierto, hay algunos señores, sobre todo blogueros,  que no tienen el más mínimo escrúpulo ni respeto hacia los derechos de autor y hacia las investigaciones, a veces costosas, que historiadores y arqueólogos hacemos. Hoy día, con la facilidad que da Internet se copian tanto textos como fotografías o dibujos con absoluta desfachatez e impunidad al no citarse su procedencia y/o autor. Todos los que me seguís en este blog, sabéis que yo soy el primero en poner a disposición de compañeros de profesión, amigos y público en general mis investigaciones, comentarios u opiniones pues el fin último de este blog es, ha sido y será, siempre, la difusión del conocimiento. Pero lo que me parece absoltamente despreciable es utilizar los trabajos de los demás para atribuirse supuestos méritos. Yo no soy historiador, ni arqueólogo para ponerme medallas, pero, por favor, si usaís mis investigaciones, mis textos y mis fotografías, decid la procedencia. Gracias

“Identificada una tercera moneda de la ceca de Ocuri (Ubrique, Cádiz)”

Hace unos meses, la revista numismática franco-española OMNI me pidió que escribiera un artículo sobre la moneda acuñada en Ocuri (Ubrique, Cádiz), tras publicarse en este mismo blog un pequeño estudio que realicé, apresuradamente, después de su aparición en un foro de identificación numismática en Internet. Podéis ver el artículo en este mismo blog en la sección dedicada a la ciudad íbero-romana que sigo investigando.

La revista OMNI se edita en formato digital desde 2009 y entre sus fines principales está la contribución a que la comunidad de investigadores y coleccionistas estreche sus lazos y que la numismática se enriquezca mediante sus interrelaciones y vínculos con la Historia y la Arqueología. La revista está dirigida por un comité editorial franco-español y por un comité científico internacional de gran prestigio con eminentes numismáticos, arqueólogos y profesores de universidad. Por tanto, puede decirse que en OMNI, arqueólogos, numismáticos e historiadores comparten sus investigaciones para asegurar una cohesión y colaboración de estos dominios hasta ahora bastante herméticos entre sí.

La revista es semestral y su distribución es internacional, principalmente en los países francófonos e hispanohablantes. Los temas cubiertos por OMNI son muy variados ya que la revista publica trabajos numismáticos con la única condición de que sean originales y validados científicamente por el comité científico (evaluación a doble ciego), lo que garantiza cada uno de los artículos aceptados y publicados.

De este modo, tras enviar mi artículo a la redacción, uno de los revisores fue tan amable de indicarme que en el año 2009 una famosa casa de subastas de Antigüedades de Madrid expuso en su catálogo una moneda inédita, clasificada como un cuadrante de Iptuci siguiendo la clasificación de Villaronga. Era del tipo que como ya publicó el eminente arqueólogo y numismático portugués Antonio J. Marques de Faria correspondería a la ceca de Ocuri. En consecuencia, adquirí el catálogo de esa subasta en concreto y pude comprobar cómo el ejemplar madrileño tenía una tipología igual a las dos monedas hasta ahora identificadas (la del catálogo de Villaronga de 1994 y la que posee el coleccionista e investigador jerezano “Nummit” que hemos publicado en este blog y al que agradecemos de nuevo su amabilidad y sus informaciones que hemos usado en el artículo). La moneda exhibida en este catálogo se describe como : « Cuadrante. A/ Cabeza diademada y barbada a derecha. R/ Dentro de corona : estrella, creciente sobre cetro, debajo leyenda : OQVR. AE. 3,6 gramos. I-no. VIL-125/5. MBC. Muy rara »

Fotografía del catalogo de subastas donde apareció la tercera moneda de Ocvri.

Fotografía del catalogo de subastas donde apareció la tercera moneda de Ocvri.

Independientemente de un análisis más en profundidad, solo posible a través de las fotografías, comprobamos que nos encontramos que este ejemplar vendido en 2009 en Madrid sería la tercera moneda de Ocuri identificada con seguridad hasta ahora.

En un somero análisis, observamos que en este ejemplar falta la grafila del anverso, a excepción de un posible glóbulo en la zona superior y se aprecia mejor la barba por el grosor del mentón y algunos puntos en la zona inferior tal y como sucede en la segunda moneda. Se distinguen con claridad tanto la diadema como el peinado, que podría ser más bien un bonete radiado. En el reverso se aprecia el mismo desplazamiento del cuño de las dos monedas anteriores y se ven muy mal tanto la segunda estrella de cinco puntas como el glóbulo central del creciente. La clava es igual de estrecha que la de la segunda moneda y se aprecian muy bien los dos glóbulos de su extremo inferior.

Si colocáramos el lazo de la corona de laurel en su posición inferior, es decir con la clava hacia arriba, ésta se inclina a la derecha, igual que en la segunda moneda. La leyenda OQVR se aprecia perfectamente, con el mismo tipo de grafía de las otras dos, y el nexo de la V y la R queda igualmente bien reflejado. En definitiva, un magnífico ejemplar del que, tras ser subastado, desconocemos su paradero, presumiblemente en una colección particular.

Para nosotros, sobre todo, lo que queda claro es la confirmación de la existencia de una ceca en la ciudad íbero-romana de Ocuri que emitió semis y cuadrantes posiblemente durante un corto periodo de tiempo en época republicana. Estamos seguros, además, que irán identificándose nuevos ejemplares de esta ceca, por lo que se impone la revisión de muchas colecciones, tanto públicas como privadas.

En definitiva, la aparición de estas monedas que fueron acuñadas en la ciudad íbero-romana de Ocuri, significa no solo la confirmación de la existencia de esta nueva ceca de la Hispania Ulterior, como ya pusiera de relieve Marques de Faria hace algunos años con tan solo un ejemplar, sino que, para los que estudiamos este yacimiento arqueológico, se convierten en un hito importante para el avance en la investigación de los orígenes, desarrollo económico-social y evolución histórica de esta ciudad romana de la sierra gaditana.

La Asociación Papeles de Historia apoya a los arqueólogos que han intervenido en Ocuri (Ubrique, Cádiz)

Ante el acoso, la presión, las descalificaciones y las difamaciones que el equipo de arqueólogos que hemos trabajado durante casi un año en el yacimiento ubriqueño de Ocuri, estamos sufriendo desde hace algún tiempo, nos vemos en la obligación de publicar el comunicado que nuestros compañeros de la Asociación Papeles de Historia han emitido en su web en el día de hoy. Queremos agradecerles su apoyo y solidaridad y prometemos que no descansaremos hasta que cesen estas acciones que incluso han rayado en la intimidación. Como dije hace algunos días en Facebook parece que éste “No es país para arqueólogos”, una afirmación que espero retomar, si no me falla el ánimo, dentro de unos días. A continuación reproducimos el comunicado de Papeles de Historia:

La Asociación Papeles de Historia lleva 30 años investigando, difundiendo y defendiendo el Patrimonio Histórico y Arqueológico de la sierra gaditana. En enero de este año cumplimos esos 30 años de defensa del Patrimonio precisamente en el yacimiento arqueológico de Ocuri (Ubrique), para demostrar nuestro apoyo y firme compromiso con las actuaciones arqueológicas realizadas en el último año en la ciudad romana en las que han intervenido dos de nuestros compañeros, Luis Javier Guerrero y Jesús Román.

La restauración de la parte caída de la Muralla Ciclópea de Ocuri, los trabajos de puesta en valor del yacimiento, la apertura de la Sala de Audiovisuales con el vídeo de reconstrucción virtual del yacimiento e incluso el buen funcionamiento del antiguo Centro de Recepción de Visitantes como Bar/Restaurante y todas las actividades que en torno al yacimiento se realizan desde su reapertura (teatro, talleres, visitas guiadas, conferencias, etc…) son claros exponentes de cómo un recurso patrimonial puede generar nuevas perspectivas de empleo y de cómo puede convertirse un recurso cultural, en un recurso económico de forma equilibrada y sostenible. Al mismo tiempo se protege, se mantiene y se conserva un bien histórico-arqueológico de primera magnitud y extraordinaria importancia en el desarrollo histórico de nuestra comunidad.

Miembros de la Asociación Papeles de Historia en la celebración del 30º aniversario en el yacimiento de Ocuri en enero de 2015.

Miembros de la Asociación Papeles de Historia en la celebración del 30º aniversario en el yacimiento de Ocuri en enero de 2015.

Como colectivo implicado en la defensa del Patrimonio Histórico y Arqueológico fuimos los primeros en denunciar el estado de abandono en el que el yacimiento íbero-romano se encontraba desde hacía años. No solo lo dijimos desde nuestros blogs, sino que realizamos incluso visitas de inspección donde comprobamos el lamentable estado que tenía el yacimiento (2012). Tras la caída de parte de la Muralla, los compañeros Guerrero y Román plantearon sendos proyectos de restauración de la misma y de una nueva puesta en valor de la ciudad romana al Ayuntamiento, que inmediatamente se hizo cargo de los mismos, asumiéndolos en su totalidad. Una actitud digna de elogio dado el estado de crisis económica que padecemos y los escasos recursos económicos que habitualmente se destinan al Patrimonio Histórico en nuestra comarca.

Por ello, hemos apoyado con determinación las iniciativas que tanto desde el Ayuntamiento de Ubrique como desde la Diputación de Cádiz, han logrado que en poco menos de un año se haya conseguido reabrir el yacimiento y se haya igualmente abierto una exposición permanente sobre nuestra ciudad romana en el Centro de Interpretación de la Historia de Ubrique, sito en la antigua ermita de San Juan de Letrán. Se ha conseguido así, el doble objetivo de proteger nuestro patrimonio arqueológico y darle un uso social y cultural al mismo.

Iniciativas en la que han trabajado denodadamente y sin descanso muchas personas, que con gran ilusión, empeño y esfuerzo han logrado algo que hace tan solo un año parecía casi imposible. Nuestro más sincero agradecimiento a todos aquellos que han trabajado, colaborado y apoyado una idea que ha hecho realidad que el yacimiento arqueológico de Ocuri se convierta en ejemplo y referencia no solo para la comarca, sino para toda la provincia. Es hora de aunar esfuerzos, sinergias y trabajo en defensa de un legado común, el Patrimonio Histórico y Arqueológico de Ubrique, y dejarlo fuera de las controversias partidistas.

Sin embargo, parece que hay ciertas personas a las que este logro cultural y social del pueblo de Ubrique no les gusta. A principios del verano se cometieron diversos actos vandálicos en el yacimiento que, a nuestro juicio, demostraban la oposición de algunos a que el yacimiento fuera reabierto, a que se restaurase la muralla, a que se invirtiera en Patrimonio y Cultura. Curiosamente, se pintó en piedras que no eran originales, que pertenecían, en su mayor parte, a restauraciones del siglo XX. Además, a las pintadas con spray fluorescente, se unió la destrucción parcial de las excavaciones que en apoyo de la restauración de la parte caída de la muralla se estaban realizando por parte de nuestros compañeros con financiación del Ayuntamiento. No fue un daño irreparable, pero retrasó la excavación. Creemos, por tanto, que hubo en estas acciones una intencionalidad más allá del mero gamberrismo. Parece que molestaba que, al final, se estuvieran solucionando problemas y se trataba de resaltar otros, como la inseguridad del propio yacimiento.

Estado final de la intervención de apoyo a la restauración de la Muralla Ciclópea de Ocuri.

Estado final de la intervención de apoyo a la restauración de la Muralla Ciclópea de Ocuri.

Desgraciadamente, de esta lacra es muy difícil protegerse y hace muy pocos días hemos visto, por ejemplo, cómo en Écija (Sevilla) ocurría un fenómeno muy similar con un importantísimo mosaico romano a pesar de las medidas de seguridad que había en el lugar. En nuestro caso, aunque de inmediato desde el Ayuntamiento se pusieron medios para intentar salvaguardar el yacimiento (con guardas y cámaras de seguridad), hubo incluso una persona que llegó a afirmar, en un documento que se entregó a la Consejería de Cultura, que la culpa del acto vandálico la tenía, en el fondo, nuestro compañero Luis Javier Guerrero, codirector de la excavación de apoyo a la restauración de la muralla, por tener un Blog (https://oppidumgestionarqueologica.wordpress.com/) en el que se “incita a la búsqueda de tesoros” (citamos literalmente), por lo que este señor “aconsejaba” cerrar el yacimiento y acabar con el Blog de nuestro compañero.

Luis Javier Guerrero es un arqueólogo, con más de 35 años de experiencia a sus espaldas, que ha trabajado desde 1987 en la investigación y difusión del yacimiento arqueológico de Ocuri, siendo director o co-director de 4 campañas de excavaciones en el mismo, además de autor de una decena de artículos sobre los resultados de sus investigaciones sobre Ocuri, amén de conferencias, cursos y seminarios en los que ha tratado de difundir el importante legado ibero-romano del yacimiento. Su blog es un referente en la difusión del patrimonio arqueológico de la Sierra de Cádiz. Con lo que está más que acreditado como un cualificado experto en la materia, habiéndose implicado personalmente con Ocuri más allá de su mera profesión.

No sabemos, empero, cómo calificar la actitud de personas que, no teniendo cualificación profesional, formación ni habilitación alguna en patrimonio histórico y arqueológico, se atreven a pontificar sobre materias que le son ajenas y dañar la dignidad profesional de otras que llevan defendiendo ese patrimonio muchos años. Así, desde la reapertura del yacimiento, estas personas (una de las cuáles visita semanalmente el yacimiento para “inspeccionarlo”…) se han dedicado a criticar desaforadamente las actuaciones arqueológicas realizadas allí, llegando incluso a la difamación contra nuestros compañeros.

Tras la celebración de la comisión municipal de seguimiento para esclarecer el asunto de los actos vandálicos de principios de este mes de marzo y la posterior nota de prensa del Grupo Municipal de Izquierda Unida, que tiene como asesor a una de estas personas contrarias a la apertura del yacimiento, esta campaña de críticas hacia nuestros dos compañeros se ha incrementado. Incluso se ha llegado a calumniar a Guerrero ante la arqueóloga provincial de la Junta de Andalucía imputándole hechos absolutamente falsos y con clara intencionalidad de perjudicarlo profesionalmente, mientras que al compañero Román, co-director de la intervención arqueológica de 2014, se le ha llegado a enviar un mensaje vía telefónica con una velada intención intimidatoria.

Todos estos hechos nos parecen del todo intolerables y más aún si, como parece, tienen supuestamente la cobertura de una formación política que, por pura coherencia, no debería tener asesores que piden que se cierre un blog de difusión cultural en una franca contradicción con su trayectoria de defensa de las libertades.

En este sentido, la legítima acción de oposición a un gobierno municipal, no debiera nunca quedar ensombrecida por la anteposición de intereses personales de estos “asesores”… Debería primar ante todo, en los representantes del pueblo, el bien común del mismo, en este caso el yacimiento arqueológico, y no las “opiniones” de personas sin cualificación para ello.

Desde aquí, una vez más, queremos brindar nuestro más firme apoyo no solo a nuestros compañeros, sino a todas aquellas personas que han trabajado y trabajan ahora mismo en defensa del patrimonio histórico y arqueológico de nuestro municipio y en la consolidación del yacimiento de Ocuri como el importante y privilegiado legado que hemos heredado de nuestros antepasados.

Asociación Papeles de Historia

Nueva puesta en valor y reapertura al público de la ciudad romana de Ocuri (Ubrique, Cádiz)

Como os hemos ido anunciando de forma periódica desde este blog, aunque no siempre con la regularidad que hubiéramos deseado, el pasado 5 de diciembre se formalizó oficialmente la reapertura al público del yacimiento íbero-romano de Ocuri, situado en las proximidades de Ubrique (Cádiz)., en el cerro del “Salto de la Mora”.

Ha sido casi un año de continuo y esforzado trabajo de un magnífico y entregado equipo de personas, que han conseguido hacer realidad lo que tan solo hace unos meses parecía una quimera. Años de abandono de una de las ciudades romanas más impresionantes de nuestra comunidad autónoma, han dado paso a un nuevo y esperanzador futuro que, como venimos predicando desde hace más de veinte años, debe armonizar y cohesionar de forma unívoca la preservación del patrimonio arqueológico e histórico con el desarrollo económico, cultural y social de nuestros pueblos.

Tareas de restauración de la parte desprendida de la Muralla Ciclópea de Ocvri.

Tareas de restauración de la parte desprendida de la Muralla Ciclópea de Ocuri.

En este año de 2014 todas las sinergias posibles se han conjugado para que Ocuri volviera a resplandecer. A las obras de restauración de la parte caída de la Muralla Ciclópea que no pudo soportar más la presión bioturbadora de un imponente lentisco, se han unido los trabajos arqueológicos de apoyo a esa restauración, que hemos dirigido y de los que pronto daremos noticias en este mismo blog, así como una nueva puesta en valor del yacimiento que ha incluido tareas amplias de limpieza de estructuras arqueológicas, implantación y reposición de nueva señalética dotada de códigos “QR” para las aplicaciones informáticas via teléfonos móviles (con creación de una página web exclusiva del yacimiento), nueva cartelería con nueva imagen corporativa y nuevos logotipos, instalación de bancos, papeleras, carteles panorámicos, balizamientos, un nuevo acceso al interior del yacimiento con una escalera de vigas de madera y un sinfín de trabajos menores sobre el yacimiento.

Nuevo acceso al interior del yacimiento desde la muralla ciclópea.

Nuevo acceso al interior del yacimiento desde la muralla ciclópea.

Además, desde hace ya más de año y medio funciona también como bar y restaurante el antiguo Centro de Recepción de Visitantes que se construyó en el año 2000 y que está prestando un servicio inestimable a los visitantes de un sitio tan privilegiado medioambientalmente y en vistas panorámicas de la sierra gaditana gracias al esfuerzo de Antonio Mateos y su familia, a quién agradecemos públicamente el trabajo que allí realiza y el cariño y el empeño que le pone al mismo.

El nuevo cartel de entrada con el logotipo y el sistema QR.

El nuevo cartel de entrada con el logotipo y el sistema QR.

En este 5 de diciembre también se inauguró el local de la Sala de Audiovisuales que había quedado terminado pero sin uso en 2003 y que se ha remozado y remodelado para poder usarse como lugar donde se puedan impartir conferencias, seminarios, talleres y otras actividades culturales y sociales relacionadas con el yacimiento. En su salón se proyectan ya un vídeo de reconstrucción infográfica de varias de las estructuras arqueológicas de Ocuri (el mausoleo, las murallas, la cisterna nº 1 o el foro y sus tabernas…) elaborado por la empresa malagueña IHMAN y un vídeo de espectaculares vistas aéreas del yacimiento realizado con un drone por encargo de la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Ubrique. Próximamente tendrá también una tienda especializada con productos típicos del yacimiento.

Captura de pantalla de la página de apoyo a los códigos QR y que es accesible desde internet en la dirección: http://www.ciudadromanadeocuri.es/

Captura de pantalla de la página de apoyo a los códigos QR y que es accesible desde internet en la dirección: http://www.ciudadromanadeocuri.es/

En los alrededores del centro de recepción y la sala de audiovisuales el módulo de jardinería del Taller de Empleo “Entorno de Ocuri” ha realizado tareas de re-ajardinamiento del mismo y ha plantado un jardín de estilo romano, con especies aromáticas y de ornamentación. Este módulo ha estado a cargo del docente José Piñero y también ha colaborado en la limpieza de las zonas aledañas al camino de acceso al yacimiento y ha reparado parte del vallado que se encontraba en mal estado.
Al mismo tiempo que se han realizado todos estos trabajos conducentes a la nueva puesta en valor y reapertura del yacimiento, desde Oppidum también hemos realizado una exposición monográfica sobre la ciudad romana de Ocuri que se ha instalado en la planta baja del Centro de Interpretación de la Historia de Ubrique (C.I.H.U.), sito en la antigua ermita de San Juan de Letrán. Inaugurada a finales de octubre de 2014, en ella se contemplan diferentes carteles interpretativos con la historia de los descubrimientos en el yacimiento, las principales estructuras de la ciudad y los datos que sobre su origen, evolución, sociedad, economía y religión nos han deparado las excavaciones y hallazgos casuales realizados en el Salto de la Mora hasta el presente. Asimismo se exponen diferentes objetos arqueológicos pertenecientes a la Colección Arqueológica Municipal, con especial atención al ara honorífica de la sacerdotisa Postumia, que se preserva en este centro y a las réplicas de las dos inscripciones halladas por Juan Vegazo en 1795 en el foro de la ciudad y dedicadas a los emperadores Antonino Pío y Commodo que nunca antes se habían contemplado en Ubrique (una está perdida y la otra en el Museo de Cádiz).

La sacerdotisa

La sacerdotisa “Postumia” nos da la bienvenida a la exposición sobre Ocuri.

La exposición dispone de varias vitrinas donde se exponen cerámicas, elementos constructivos, objetos de uso cotidiano en bronce, hierro o hueso, monedas halladas en las excavaciones y el ya famoso “erote” en bronce que se ha convertido en símbolo de la ciudad romana. Asimismo, se puede contemplar el video del vuelo del drone que ya os hemos comentado anteriormente que se proyecta también en Ocuri.
La financiación de todos estos trabajos ha sido realizada tanto por el Instituto de Empleo y Desarrollo Socioeconómico y Tecnológico (IEDT) de la Diputación de Cádiz como por el Ayuntamiento de Ubrique. Tenemos que hacer constar aquí, una vez más, que sin la apuesta decidida del Ayuntamiento de Ubrique, en especial de su alcalde, Manuel Toro, y de la concejala de Cultura Josefina Herrera, que se ha volcado con el yacimiento, todo esto no habría sido posible. Han demostrado ser un ayuntamiento preocupado por su patrimonio, por su legado histórico y por saber comprender el futuro turístico y cultural del mismo, no dudando en empeñar parte de sus recursos, en unos momentos tan difíciles en este país, en la recuperación, puesta en valor y en funcionamiento de la ciudad romana de Ocuri.
No podemos dejar de terminar esta breve reseña sin agradecer el esfuerzo, la dedicación y el buen hacer profesional de todos nuestros compañeros en este último año de intenso trabajo. Gracias a mi amigo, socio y codirector de esta excavación, el arqueólogo Jesús Román, a nuestra compañera arqueóloga del ayuntamiento de Ubrique, María I. Campos, a nuestro amigo antropólogo Manuel Castro Rodríguez, a nuestra restauradora Miriam García Llamas, a David Menacho de la Imprenta La Ventolera, a nuestro imprescindible oficial de Primera Urbano Gago, a Sergio Torres por prestarnos seguridad después de los atentados al patrimonio ocuritano de junio, a los trabajadores que han estado con nosotros, José María, Manuel, Jesús, Débora, Juan Manuel, David, Pedro… A todos muchas gracias, ¡Sois un equipo magnífico!.
Luis Javier Guerrero Misa
Arqueólogo, director de la intervención arqueológica en Ocuri 2014.

Exposición sobre la ciudad romana de OCVRI en el Centro de Interpretación de la Historia de Ubrique

Por la presente os anunciamos que este miércoles, 22 de Octubre de 2014, a las 19,00 horas, se inaugurará la exposición que sobre “La ciudad romana de OCVRI” hemos estado preparando el equipo de Oppidum en colaboración con el Ayuntamiento de Ubrique. La sede será en el Centro de Interpretación de la Historia de Ubrique (C.I.H.U.), la antigua ermita de San Juan de Letrán, sita en la Plaza de San Juan s/n. Esperamos que todos aquellos que podáis vengaís a verla.

A continuación os hago un pequeño resumen de la exposiciuón que estará abierta “sine die”, mientras se realizan las obras de la ampliación del Centro de Interpretación de la Historia de Ubrique.

“El Centro de Interpretación de la Historia de Ubrique (C.I.H.U.), sito en la antigua ermita de San Juan de Letrán, acoge, en su planta baja, una exposición sobre la ciudad romana de Ocuri (Salto de la Mora, Ubrique). En ella se intenta plasmar a través de carteles interpretativos, un video y objetos arqueológicos recuperados del propio yacimiento, pertenecientes a la Colección Arqueológica Municipal, el origen, evolución y desarrollo de este importante yacimiento de la sierra gaditana.

En el discurso de la exposición se destacan y describen las principales estructuras arqueológicas emergidas actualmente en el yacimiento y que serán visitables en poco tiempo, sin dejar de lado aspectos tan importantes como el hito histórico de su descubrimiento por el pionero de la arqueología ubriqueña, Juan Vegazo, a finales del siglo XVIII, las intervenciones arqueológicas acontecidas durante el siglo XX e inicios del siglo XXI o su devenir económico, social, religioso y cultural como ciudad primero ibérica (un auténtico “oppidum” o ciudad fortificada situada sobre un cerro) y luego romana, con una época de máximo esplendor a finales del siglo I y siglo II d.C. La ciudad romana de Ocuri debió estar integrada, en época altoimperial, en el “coventus iuridicus gaditanus”, organismo administrativo perteneciente a la provincia imperial de la “Bética”. Entre sus principales estructuras conservadas se encuentra un magnífico “Mausoleo”, sin paralelos en la provincia, una espectacular muralla “ciclópea, restos de viviendas, cisternas, el foro y un complicado edificio interpretado como unas termas, las únicas de toda la sierra romana.

 

Anverso y reverso del díptico que hemos realizado para la inauguración de la exposición sobre Ocvri. (Diseño Gemma Carbonell).

Anverso y reverso del díptico que hemos realizado para la inauguración de la exposición sobre Ocuri. (Diseño Gemma Carbonell).

Preside la entrada y nos da la bienvenida una imagen de la sacerdotisa de los cultos imperiales Postumia Honorata, cuya ara en su memoria fue encontrada en el foro de la ciudad romana en 1824 y que puede contemplarse en la entrada de esta exposición, junto con dos réplicas exactas de los epígrafes dedicados por los decuriones de la “Res Pvblica Ocvritanorum” (la república de los ocuritanos o senado local de la ciudad) a los emperadores Antonino Pío y Commodo también halladas por Vegazo en el foro.

 En lo referente a estas réplicas debemos destacar que es la primera vez que estos epígrafes, uno de ellos, el de Commodo, conservado en el Museo de Cádiz y el otro, el de Antonino Pío, desgraciadamente perdido en el mismo museo, se van a poder contemplar en Ubrique.

En varias vitrinas se pueden observar diferentes objetos arqueológicos hallados en el yacimiento, con especial hincapié en las cerámicas a mano de finales de la Iª Edad del Hierro (siglos VI-V a.C.), de raíz tartésica, las cerámicas ibéricas turdetanas de los constructores del “oppidum” y las romanas, fundamentalmente cerámicas de cocina, de uso común y cerámicas de lujo como “terra sigillatas” de los pobladores de una pujante ciudad romana que pervivió durante más de cuatro siglos en el Salto de la Mora.

Asimismo se pueden contemplar otros objetos como monedas, adornos en bronce y hueso (“acus crinalis”, agujas para sujetar el pelo, sobre todo), utensilios en hierro y elementos constructivos como tégulas, ladrillos o ímbrices (tejas).

La exposición dispone, finalmente, de un video elaborado desde un “drone” con cámara de alta definición que nos ofrece espectaculares imágenes aéreas del yacimiento”.

Espectacular imagen capturada del video que nos ha hecho con su drone Alfredo Ortega y que podrá verse en el C.I.H.U.

Espectacular imagen capturada del video que nos ha hecho con su drone Alfredo Ortega y que podrá verse en el C.I.H.U.

Datos de la exposición: CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE LA HISTORIA DE UBRIQUE (C.I.H.U.)

Plaza de San Juan s/n

Teléfono 956 922397

Teléfono de la Oficina de Turismo 956 464900